21.6.11

Jean-Michel Basquiat y James

Helene, Fa y James están en el interior de una sala salpicada de obras de Jean-Michel Basquiat. Mientras sus hijos zigzaguean de una pieza a otra, ella chequea sus conocimientos. Piensa que fue encumbrado por un torbellino que terminó por devorarlo. Las disputas con su entorno, la falta de residencia fija, pintar los muebles y las paredes de quienes lo iban acogiendo, incluso apelar a la ignorancia más rala como lugar desde el que crear, le parecían pataletas de imberbe. En esencia, Jean-Michel, estaba errado. Aunque algunos lo asemejaban a Dubuffet, el joven de Nueva York, aún abordando temas semejantes, careció de la dulzura del francés, de su vasariana gracia, y es que, el de Brooklyn -recordaba pasandose la mano sobre el antebrazo- afirmaba que su obra era en un ochenta por ciento, ira. Helene se dibujaba palabras en la imaginación como hacía  Basquiat sobre las superficies de las paredes; reconocimiento, inestabilidad, evasión, racismo, sobredosis.. Encuentra burdo su radicalismo ideológico, la corona en Sugar Ray, Charlie Parker, el logotipo machacón de marca registrada, el pseudónimo SAMO y su posterior desprecio a lo que significó. Se convence de que después de todo, no queda casi nada de belleza. No obstante, sin allanarse lo tolera...Se acerca a sus hijos, coloca un tirante de Fa correctamente sobre el hombro y escucha mientras mantienen la siguiente conversación:

- Fa, ¿tú crees que lo habrá hecho un niño como nosotros?
- No, tonto.
- Hay compañeros de clase que pintan igual..y no soy tonto.
- Este cuadro mide tres metros, un niño no puede hacer esas líneas tan largas, aunque se suba a una silla..
- Eso sí.
- Es una ciudad rara, parece que todo se mueve.
- Es que está mal pintada adrede pero mamá dice que aunque los cuadros parezcan feos, no es motivo para irse, que hay que esperar un rato...
- Pues esperamos...¿ya?
- Un poco más.
- ¿Ya?
- Vale, ¿mejor?
- Igual, no me gusta.
- A mi regular, el brochazo rosa de abajo con el azul y el blanco queda bonito..aunque es difícil entrar.
- ¿Qué quieres decir?
- Que no son brochazos para montar.
- ...además no hay luz, ni fondo.
- Se dice perspectiva hija.
- Eso.
- ¿Qué será la corona, Fa?
- No sé, pero yo pinto aviones mejores.
- Y yo, mira, aquel es parecido.

- Me gusta el coche. No entiendo por qué puso esas manchas negruzcas..
- Estaría enfadado Fa... pero los colores pegan.
- Un poco.
Helene se queda mirando el coche rojo mientras los niños salen disparados hacia un frigorífico que les ha llamado poderosamente la atención.
- ¿La abrimos?
- No se puede, está prohibido es una obra de arte, además seguro que no hay nada.
- Es una nevera y tiene una tarta.
- Pone tar tar, no tarta.
- Lo pone así para despistar a los mayores.
- Voy a abrir...
- ¡Fa!
Fa alarga su brazo hacia el asa y tira, el electrodoméstico se balancea pero la puerta parece pegada. James desvía la mirada hacia su madre que está al fondo de la sala, de lado y Fa insiste esta vez desmandadamente, hasta que se abre de golpe y la hoja sale disparada hasta el tope de las bisagras donde tras un chirrido vuelve sobre sí rápidamente ocultando nuevamanete su interior. Los ojos de los dos niños siguen el movimiento de la puerta hasta el clac final.
- No había nada, te lo dije.
- Eres un gallina, siempre me toca arriesgar..
- Voy a abrirla.
- Ya no se vale.
-  ¿Por qué?
- Porque no.
- Bueno...
- Además ya viene mamá.
- ¿Qué hacéis?
- Nada.
- ¿Por qué pintó el  frigorífico?
- Era la nevera de unos amigos. Al principio hacía graffitis, creo que vio la puerta tan blanca y limpia que no se pudo contener.
- Entonces las líneas amarillas que hemos visto en la ciudad azul eran de spray..
- Probablemente, nunca dejó de utilizarlo.
- Y la corona ¿qué es?
- Un símbolo, como un logotipo.
- Algunas palabras vienen en español.
- Si, su madre era de Puerto rico, hablaba castellano e inglés.
- A mi se me parece a aquel pintor francés de los bosques blancos y negros..
- A Dubuffet, se parece pero el francés nunca renunció a la belleza.
- Es verdad, la vaca de cabeza elegante era muy bonita.
- Y es más ordenado.
- También, aunque ambos fueron autodidactas en Basquiat hay una urgencia e intranquilidad...
- Por que pintaba graffiti..
- A lo mejor viene de ahí, pero esa intranquilidad continuó con él hasta el final. Aunque sus obras no dejaron de ser mensajes más o menos elaborados como los graffitis.
- De que iban esos mensajes...
- Laureaba a sus héroes, iban en contra del racismo bastante arraigado en ciertos estratos de la sociedad americana, de sus propias vivencias...
- Mira vuelve a aparecer la corona.
- La silueta que parece marcar la posición de una persona que ha perdido la vida en el suelo representa la silueta de él mismo que de pequeño, a los siete años, fue atropellado y estuvo muy grave, esto explica las ambulancias el sonido de las sirenas, el mundanal ruido y desorden.
- También lleva spray, ¿nunca hizo nada bonito?
- Decía que la mayoría de su obra estaba compuesta de ira, pero mira este último, se titula Tierra... 
-  Parece un buen redondel...
- ¿Te desconcierta?
- Un poco sí.

10 comentarios:

  1. es una porqueria de pintura mis sobrinos de 4 años pintan mejor

    ResponderEliminar
  2. Es una opinión extendida. Gracias por su brevedad.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena amigo, fantastico blog...digno de seguir. un saludo :)

    ResponderEliminar
  4. fantastica pagina amigo, enhorabuena, a palabras necias oidos sordos :)

    ResponderEliminar
  5. Me gusta toda la obra de Basquiat y especialmente Tierra me emociona.
    Gracias por compartir ésta página con la gente

    ResponderEliminar
  6. Gracias a tí por tu comentario.
    James tb gusta de esa obra en particular.
    :)

    ResponderEliminar
  7. Muy entretenida la conversación de los niños. Para entender a Basquiat hay que ser pintor, simplemente

    ResponderEliminar
  8. Muy buen trabajo. El arte es la única cosa que tiene un fin sin fin. Posee una finalidad en si mismo.

    ResponderEliminar